viernes, 18 de julio de 2008

ATARDECER

De gris se tiñe el infinito azul en el ocaso
y a ras del horizonte el sol estalla en llamarada.

Trazos caprichosos pincela la ardorosa flama,
acuarela fantástica que encierra
del naranja al rojo todos los matices.
Cortejo que despide al día
que comienza a morir entre tinieblas.

En la tenuidad se pierde la lucidez de las figuras
y entre penumbras,
las siluetas se confunden con sus sombras,
mientras Selene despliega su apacible manto
sobre una creación adormecida.


LUIS MARIA MURILLO SARMIENTO ("Del amor, de la razón y los sentidos")


VOLVER AL ÍNDICE
VER SIGUIENTE POEMA

2 comentarios:

cherry love dijo...

Extasis de hermosura es tu poema atardecer, mi querido amigo!!!

Un placer haberlo leido...

Me deja sin palabras!

Saludos de tu amiga

Alicia Rivas
Cherry Love.

VITEN dijo...

Me encanta la visión del ocaso en este poema.

Un placer leerte.

Saludos