viernes, 28 de marzo de 2008

CARTA XIX: PARA TI, MI PRIMER POEMA

Julio 9

Amor mío:

El dolor y el amor son un surtidor inagotable de palabras, un manantial en el que abrevan los poetas y todos lo que escriben.

Yo, que resurjo de la tristeza con las tímidas caricias de un amor que nace, siento pletórico mi pecho de una inclinación lírica que apenas conocía.

Siento bajo el influjo del amor almíbar en mi boca y palabras que brotan en mágicos acordes. No tiene el hechizo más nombre que tu nombre, ni mis versos diferente razón ni otro destino. Acoge con todo mi amor mi balbuceo poético.

“He sido” nació la noche memorable de la tercera cita, en que por primera vez mis brazos te rodearon y las barreras de la discreción saltaron en pedazos. Desde ese momento mis tristezas se escriben en pasado.

HE SIDO

Un hombre he sido,
sin ilusión y sin futuro;
un hombre que anticipó con su tristeza
el pago de una dicha duradera.

Un hombre receloso,
ante el destino incrédulo,
que espera de la providencia un desagravio,
que se pague con gozo y con ternura.

Un hombre confundido
por la realidad y la quimera,
sediento de una voz amable
y esclavo de una imagen tierna.

Un hombre que anhelando un destino generoso,
construyó en sus sueños
la mujer perfecta.

Un hombre que da cita
en la noche a sus delirios
para soñar con ella.

Un hombre en pos
de una utopía,
de una esperanza que ronde el infinito,
de una ilusión inédita,
que presumo alcanzar
cuando cruzo mi brazo
por tu talle.


LUIS MARIA MURILLO SARMIENTO ("Cartas a una amante")

VER SIGUIENTE CARTA
VOLVER AL ÍNDICE

3 comentarios:

JJ - dijo...

Saludos!
Un placer conocer tus letras!
Llegué por letras escondidas, me atrajo compartir el apellido Sarmiento y el escribir poemas.
Te leo!
Abrazos!

Mar dijo...

Hola Luis Maria, al igual que la anterior comentarista, llegué a tí por "Letrasescondidas", me invitaste a visitarte y compartir conmigo esta belleza lírica. Y he querido dejar constancia de mi visita. Para que veas quien soy voy a hacerte una anotación: la mujer perfecta no existe, y no es una utopía, detesto la perfección. El ser humano, por suerte, es un cumulo de imperfecciones. Y la vida una oportunidad para ir aprendiendo de ellas.
Un besito

Luis M Murillo dijo...

JJ y Mar, me siento muy contento de tenerlas de visita en mi página. He pasado por sus blog sientiendo el mismo grato sentimiento que ustedes me expresan. Lo agradezco en el alma

Luis M. Murillo