viernes, 25 de abril de 2008

AMOR PATERNO

En tu sueño,
plácido y profundo me detengo,
contemplando el soplo prodigioso que te anima,
y veo la réplica perfecta de un hombre en miniatura,
una brizna que mueve los corazones pétreos,
una enorme pequeñez que agita sentimientos tiernos.

Eres la prolongación de mi existencia,
y sin embargo en nada te pareces:
menudo y frágil
contrastas con mi imagen recia;
incontaminado y puro,
distas de mi savia contagiada.

Eres un suspiro sublime
que debiera durar eternamente.
Mas no basta el sentimiento
para que este instante feliz nunca termine:
los años pasarán sin que se paralice el tiempo.

Hoy cuido tu sueño,
embebido, absorto,
imaginando de adulto
tu rostro y tus facciones,
proyectando a tu sino la mejor estrella,
hilvanando tu vida a mi vida
sin barreras de tiempo ni de espacio.

Mañana serás tú
quien me sientas quebradizo y frágil,
pero obsesionado aún con tu ventura.
Y cuando las flores cuides en mi camposanto,
su fragancia exhalará mi aliento,
para que sepas hijo,
que desde el cielo,
por ti sigo velando.


LUIS MARIA MURILLO SARMIENTO ("Intermezzo poético – Razón y sentimiento")

VOLVER AL ÍNDICE
VER SIGUIENTE POEMA

2 comentarios:

Eloisa echeverria dijo...

Bellísimo...el amor perfecto es el amor fraterno en el que está el amor a los hijos. Felicidades. Es un honor leerte y haber paseado por tus blogs...es entretenido pasear por entre pensamientos poéticos y prosa realista...ah!...sobre el tema del aborto me pareció una posición llena de valentía de tu parte, trasmites perfecto lo que piensas.
Un beso fraterno.

Luis M Murillo dijo...

Gracias por tus generosos comentarios. Te cuento que he disfrutado tus blogs. Será un placer seguir leyéndote y teniendo noticias tuyas en mi página.
Un abrazo,
Luis María